La cifra de muertos durante la estampida de miles de jóvenes que celebraban el sábado Halloween en las estrechas calles de un barrio del centro de Seúl se elevó a 153, informaron fuentes oficiales, en tanto el presidente surcoreano, Yoon Suk-yeol, prometió una «investigación rigurosa» de lo que fue una de las peores tragedias del país y declaró duelo nacional.

La aglomeración y estampida ocurrieron en el popular distrito capitalino de Itaewon, donde medios locales indican que hasta 100.000 personas -la mayoría adolescentes y veinteañeros- llegaron la noche del sábado, colmando sus callejones y calles sinuosas, en la primera gran fiesta en Seúl tras la pandemia.

De acuerdo al último balance de víctimas informado por el Ministerio del Interior a la agencia de noticias AFP, 153 personas murieron, entre ellas 20 extranjeros, en la estampida.

La mayoría de los fallecidos eran mujeres jóvenes de unos 20 años, dijo la cartera, y añadió que 134 personas resultaron heridas.

Extranjeros muertos

Entre los extranjeros muertos había ciudadanos de Irán, China, Uzbekistán, Noruega y Rusia.

Las autoridades de Seúl dijeron que también habían recibido 2.642 informes sobre personas desaparecidas. El alcalde de Seúl, Oh Se-hoon, se encontraba en Europa y decidió regresar a Corea del Sur.

Choi Seong-beom, del departamento de bomberos, explicó que «el elevado número de víctimas se debió a que muchos fueron pisoteados».

«Las personas caían apiladas unas encima de otras como en una tumba. Algunos perdían gradualmente el conocimiento y otras parecían muertas en ese momento», señaló un testigo a la agencia noticiosa Yonhap.

La embajada argentina en Seúl publicó en su cuenta de Facebook dos números telefónicos «en caso de requerir asistencia del Consulado argentino»: 010-2843-5056 (desde Corea) y +82-10-2843-5056 (desde el extranjero).

Con información de Télam.