Sólo una persona compró el billete ganador de la lotería Powerball en California (Estados Unidos) y se llevó el premio más alto de la historia en ese sorteo: 2.040 millones de dólares.

La Powerball es una lotería que se juega en todos los estados y territorios de EE.UU., había ascendido a cifras nunca vistas en los dos últimos sorteos porque nadie tuvo la suerte de acertar los cinco números y el extra de la «bola», que supone la guinda.
La Administración de Lotería de California anunció en su cuenta de Twitter que el boleto que acertó los seis números se vendió en un establecimiento de Altadena, y es la primera vez que una persona gana más de 1.000 millones gracias al juego de azar en ese estado. Este premio fue particular, ya que el sorteo debía realizarse la noche del lunes pero un fallo técnico en uno de los estados obligó a retrasarlo a esta mañana, con lo que el bote se incrementó, sobrepasando los 2.000 millones en apenas unas horas.
Pese a la espectacularidad de la cifra, el ganador solo recibirá 930 millones tras tasas e impuestos si decide cobrar su premio de inmediato, pero si lo fracciona en pagos anuales durante 29 años, podría cobrarlo íntegro.