Natalia Tagua murió a manos de Antonio Sáez Millán (42), su ex pareja y padre de sus hijos. Ahora descansa en paz, después de que su femicida fue condenado a cadena perpetua en un juicio abreviado.

Natalia había salido de la escuela donde estudiaba para terminar la Primaria y a metros de su casa, Sáez la encontró y la asesinó con un cuchillo, pese a que  tenía prohibición de acercamiento.

Sáez fue acusado de “homicidio agravado por contexto de violencia de género y por relación de pareja preexistente”. Reconoció que fue él quien terminó con la vida de la joven madre y por eso, el juez Rodolfo Luque lo condenó a prisión perpetua.

 

 

El femicidio sucedió el 20 de octubre del año pasado, en el barrio Constitución.

 

Foto: gentileza Media Mendoza