"La pelota no se mancha", Maradona

La histórica frase de Maradona se convirtió en una filosofía para entender el fútbol. El 10 de noviembre de 2001, Diego jugaba su partido despedida y le ponía el sello a uno de sus tantos dichos que quedaron para la posteridad.

Ese año Maradona dejaba definitivamente el fútbol en activo. Lo hacía con un partido de despedida y la Bombonera de Boca Juniors, presentaba un lleno hasta la bandera para decir adiós a todo un icono del fútbol mundial y poco menos que un dios en Argentina. Con las gradas a rebosar y millones de espectadores por televisión, el ‘Pelusa’ tomó el micrófono y dejó un discurso histórico.

“No sé cómo pagarles por esta alegría. Yo traté de ser feliz jugando al fútbol y de hacerlos felices a todos ustedes y creo que lo logré. Esto es demasiado para una persona”, comenzó Diego. “No hay cancha como ésta, un templo del fútbol. Le agradezco a Dios que haya creado la Bombonera y que me haya hecho de Boca”, dijo emocionado.

Sin embargo, el momento más álgido del discurso llegó al cierre: “el fútbol es el deporte más lindo y más sano del mundo. Porque se equivoque uno, no tiene que pagar el fútbol. Yo me equivoqué y pagué, pero la pelota no se mancha”, largó visiblemente emocionado y con los brazos alrededor de su cuerpo, como si abrazase a todo aquel que estuviese viéndole en aquel momento.