31 años sin Freddie Mercury

Freddie Mercury era muy diferente al resto. Su imagen quedó cristalizada al menos 35 años atrás.

El Freddie Mercury que quedó cincelado en el imaginario colectivo es el de sus últimos años de apogeo con Queen, el cantante y showman que deslumbraba al mundo, el del Live Aid, las giras globales, el monstruo que llenaba el escenario, el que hacía que estadios enteros centraran su vista en él sin necesidad de parafernalia ni fuegos artificiales. Sólo con carisma, una voz que la ciencia se encargó de explicar, entrega y un manejo escénico descomunal.

Había algo en su teatralidad, en la combinación de potencia y exhibición, en el éxito y el riesgo que no los terminaba de acomodar en ninguno de los casilleros disponibles. El 27 de junio de 1970 Queen tocó por primera vez en público. La primera canción que se escuchó -sostienen algunos de los testigos- fue Stone Cold Crazy, que recién grabaron en su tercer álbum, Sheer Heart Attack.

Freddie Mercury demostró esa noche que tenía un carisma especial. Más allá de algunos pifies técnicos y varias inconsistencias, su presencia escénica era llamativa. “Era mucho más que un cantante, era un performer” rememoró Roger Taylor.

Aunque en su vida tuvo muchos amoríos, su mayor éxito fue sin dudas Love of my Life, tema que muchos indican, fue dedicado a su novia Mary Austin, con quien estuvo seis años y que luego de su separación fueron mejores amigos y confidentes. Tanto fue así, que Freddie la dejó como heredera de su fortuna y encargada del destino de sus restos y póstumos.

¿Cuál es tu tema preferido de Queen?