Elecciones en Estados Unidos

Las legislativas se celebran con un ojo en las próximas presidenciales, en medio de un frenesí de insinuaciones de que Biden podría volver a enfrentarse en 2024 al polémico expresidente Donald Trump, que afirma que el demócrata la ganó con fraude en 2020.

Seguidores de Trump atacaron el Congreso en 2021 cuando se certificaba el triunfo de Biden. Cientos de candidatos republicanos que se presentan este martes creen que en 2020 hubo fraude y se niegan a comprometerse a aceptar los resultados en caso de perder.

A la violencia y la polarización políticas y a la desconfianza en el sistema electoral se suman un gran descontento con la marcha de la economía y una ola de desinformación, contribuyendo a la alarmante toxicidad, y en aumento, del clima social estadounidense.

 

¿Qué se elige? ¿Qué dicen las encuestas?

Como cada dos años, se renuevan las 435 bancas de la Cámara de Representantes y un tercio de las 100 del Senado: en este caso, 35.

Históricamente, estas elecciones «a mitad de mandato» -porque se celebran a la mitad del mandato de cuatro años del presidente- favorecen al partido que está en la oposición, que ahora es el republicano de Trump.

Estas no son la excepción, ya que coinciden con gran malestar con la gestión económica de Biden -sobre todo por la alta inflación- y porque luego del censo de 2020 se realizó una redistribución de distritos electorales muy favorable a los republicanos.

Los sondeos indican que los republicanos obtendrían una ganancia neta de entre 10 y 25 escaños de la Cámara de Representantes, más que las cinco que necesitan para pasar a controlarla.

En el Senado la contienda es más pareja. Los demócratas tienen una mayoría técnica allí de un solo voto. Los republicanos aspiran a tomar también su control, que se definirá en un puñado de estados en los que se disputan las carreras más competitivas.

Los nuevos legisladores asumirán en enero de 2023. Los representantes tienen un mandato de cuatro años, y los senadores, de seis.

 

¿Qué está en juego?

Los comicios prometen tener un alto impacto. Los demócratas y Biden buscan mantener sus posiciones, y han hecho campaña con mantener el acceso al aborto o combatir la violencia con armas, entre otras cuestiones.

Los republicanos, que han girado decididamente a la derecha de la mano del liderazgo de Trump, levantan sus banderas tradicionales de oposición al aborto y a la educación sexual, lucha a la delincuencia y la inmigración ilegal, rebaja de impuestos y control del gasto.

Los comicios son los primeros desde un fallo de la Corte Suprema, de este año, que terminó con el derecho de las mujeres a poner fin a su embarazo y dejó la cuestión en manos de los estados, muchos de los cuales han prohibido el aborto desde entonces.

Junto a sus representantes en el Congreso, ciudadanos de 36 de los 50 estados elegirán a sus gobernadores y a otros funcionarios locales, en una votación importante por la cantidad de asuntos que se resuelven a nivel estatal, como aborto o tenencia de armas.

 

Fuente: Télam