Los trabajadores del Hospital Schestakow denunciaron públicamente -entre otras medidas- el cierre de la Unidad Coronaria y esta mañana realizaron un abrazo simbólico para visibilizar lo que está sucediendo.
“Por falta de presupuesto se cierra este servicio”, dijo Gustavo Moreno -delegado en San Rafael de la Asociación de Trabajadores del Estado- y remarcó que la situación es grave porque ahora un paciente infartado “tendrá que ser derivado a otro lugar, a una clínica privada si tiene mutual o al Hospital Central de Mendoza”.

 

Esta es la nota que se difundió en las redes, contando parte de la situación:
Situación crítica Hospital Schestakow
Desde el Ministerio de Salud de Mendoza NO se autorizaron fondos económicos para nuevas prestaciones, ampliación de prestaciones activas o cambio de prestaciones de baja por altas ni para médicos ni enfermeros.
NO se autorizó ampliación de partida presupuestaria.
Se pagará con recursos propios a médicos que hayan prestado servicios en septiembre y octubre. Para noviembre no hay plata.
Esto genera las siguientes consecuencias:
* Se cierra unidad coronaria. Los pacientes que ingresen por infartos serán derivados a efectos privado si es mutualizado (mientras haya camas en el privado) y los no mutualizados a Mendoza.
* Se reduce a 4 camas (de 12) la unidad de cuidados críticos humanizados recientemente inaugurada.
* No habrá traumatólogo de guardia activa ni pasiva los fines de semana.
* Terapia intensiva tendrá solo un médico para 11 camas el fin de semana. No pueden aceptar pacientes. Si ingresa urgencia con criterio de UTI se derivará a Mendoza.
* Se suspende servicio de guardia activa de ginecología.
Se tomaron otras medidas en otros sectores del hospital, como disminución de camas, cierre de servicios y bajas de prestaciones de especialistas.