La iniciativa propone reducir de 0,5 a 0 miligramos la cantidad de alcohol por litro de sangre que puede tolerarse para conducir. Obtuvo 195 votos afirmativos, 19 en contra y cuatro abstenciones.

La Cámara de Diputados aprobó y envió al Senado el proyecto que reforma la Ley de Tránsito. En ella se plantea reducir (de 0,5 a 0 miligramos) la cantidad de alcohol por litro de sangre que puede tolerarse para conducir. Hubo 195 votos afirmativos, 19 en contra y cuatro abstenciones, estas dos últimas expresiones provenientes mayoritariamente de diputados de provincias con actividad vitivinícola.

«Todos los abordajes terapéuticos y de control del uso de sustancias que tienen perspectiva de derechos, coinciden en que el consumo de sustancia no es compatible con conducir vehículos», completó el miembro informante del proyecto.

De acuerdo a lo que indicó el presidente de la comisión de Transportes, el radical Jorge Rizzotti, con el proyecto intentan “un cambio cultural, pretende luchar contra la violencia vial y configurar una práctica de conciencia y responsabilidad ciudadana. En términos andinos, ‘el buen vivir’: el tránsito de la vida con respeto por uno mismo, los otros y la madre tierra».

En tanto que Jimena López (FdT) -vicepresidenta de la misma comisión- destacó que «esta ley tiene que ver con la siniestralidad producto del consumo, viene a reparar al menos un poco, la gran pérdida que sufrieron muchas familias. También a poner límite a la especulación de una copa o dos. El consumo tiene impacto y afecta las facultades», concluyó.

 

Alcohol al volante: estos son los límites actuales

Por ahora la Ley de Tránsito (Nº24.449) establece para cualquier tipo de vehículos, una tolerancia de hasta 500 miligramos (0,5 gramos) de alcohol por litro de sangre, para motocicletas o ciclomotores hasta 200 miligramos (0,2 gramos) y para transporte de pasajeros de menores de edad y de carga, alcohol cero.

La «tolerancia cero» con el alcohol ya se implementa en siete provincias y 13 localidades del país, donde se obtuvieron mejores resultados en términos de siniestros viales que con la normativa actual.

 

¿Y en Mendoza?
Esta aprobación generó polémica y resistencia en nuestra provincia, que ya decidió que no aplicará la legislación en las rutas provinciales.
“Somos la capital internacional del vino”, señalaron desde el cuarto piso de la Casa de Gobierno mostrando desacuerdo con lo sancionado por la Cámara Baja. Es por eso que si el proyecto se convierte en ley, la jurisdicción se aplicará para las rutas nacionales, según dieron a entender en el Ejecutivo.