La peregrinación a la Virgen de Valle Grande es histórica y con el paso de los años también se volvió casi una tradición.
Los caminantes parten desde la iglesia San Antonio de Padua y recorren el camino que une la ciudad con el predio de la Virgen del Valle Grande. Miles de fieles se reúnen y juntos encaran la desafiante aventura de llegar caminando al lugar, muchos para cumplir las promesas que le fueron ofrecidas durante todo el año.
Ahora, después de cuatro años, se vuelve a realizar. “La cita es a las 21 en la iglesia San Antonio, la idea es largar la caminata a las 22”, contó Federico Pozo -uno de los organizadores- en #CincoMinutosMás.
“Invitamos a todos los que quieran participar, recordamos llevar ropa deportiva, hidratación y algún caramelo o alimentos de ese tipo porque 32 kilómetros y dura aproximadamente unas 6 horas”, destacó y agregó que cuando lleguen a destino, se realizará una misa “a las 5 de la mañana y quienes tengan inconvenientes durante la travesía, no tienen que preocuparse ya que habrá vehículos asistiendo y siguiendo el recorrido. A la vuelta estarán los colectivos de Iselín para regresar a la Ciudad”, concluyó.