Hospital Schestakow

“La realidad es que la sala de la Unidad Coronaria está cerrada”, confirmó Eduardo Sánchez Navarro -jefe del sector, Hospital Schestakow– en #CincoMinutosMás y adelantó que están haciendo “todo lo posible para tratar de abrirla cuanto antes, pensamos que el lunes podría estar funcionando”.

Respecto a la situación que llevó a esto, explicó que fue por la falta de profesionales que cubrieran las guardias, “éramos cuatro médicos. Eso lleva a un agotamiento y si no conseguíamos más médicos no podíamos seguir”, necesitaban una autorización que -finalmente- lograron ahora. A eso se suma que “por el dinero que se ofrece se hace muy difícil contar con médicos que quieran el trabajo”.

Sueldos bajos y sin reconocimiento

Durante la pandemia de Covid-19 fueron los profesionales de la Salud quienes se pusieron al frente de la lucha y salvaron miles de vidas. Lamentablemente, no fueron considerados como se merecen.

“Después de tanto sacrificio que el reconocimiento desde arriba no sea el que tiene que ser, obviamente duele y va a faltar personal. No se nos ha devuelto en lo más mínimo lo que hicimos en la pandemia”, dijo apenado Sánchez Navarro.

Por supuesto que esto derivó en una situación de hartazgo generalizado porque “la situación económica y sueldos tan bajos desgasta”, concluyó.

 

 

De ser así -que en unos días la Unidad Coronaria va a estar funcionando-, se habría solucionado uno de los muchos reclamos que llevaron a la crisis en el Hospital Schestakow, el más grande del sur provincial.

Lo que sigue sin resolver

La reapertura de la Unidad Coronaria (UCCO) podría darse en los próximos días, pero aún resta solucionar la reducción de camas (12 a 4) de la Unidad de Cuidados Críticos Humanizados. También revertir que los fines de semana no haya traumatólogo de guardia activa ni pasiva, servicio de guardia activa de Ginecología y contratar más médicos para que en Terapia Intensiva sea más de un profesional para 11 camas.