Lucio Dupuy, el niño asesinado por su madre

Mañana comenzará el juicio por el atroz crimen de Lucio Dupuy, el niño de cinco años abusado sexualmente y asesinado a golpes en noviembre del año pasado en Santa Rosa (La Pampa). En el banquillo de los acusados estará Magdalena Espósito Valenti -la madre del pequeño- y a su pareja, Abigail Páez.

De acuerdo a lo que informaron fuentes judiciales, está previsto que el debate finalice el 22 de diciembre y durante estos días declararán unos 100 testigos. Las audiencias serán a puertas cerradas, ya que la víctima era menor de edad y se debate un delito contra la integridad sexual.

Aún no se sabe si las acusadas -podrían ser condenadas a prisión perpetua- estarán presentes en el juicio porque continúan alojadas en una unidad penal de la provincia de San Luis.

 

Magdalena Espósito Valenti y Abigail Páez podrían ser condenadas a perpetua
Magdalena Espósito Valenti y Abigail Páez podrían ser condenadas a perpetua

 

Los cargos de la madre y su pareja

Recordemos que la madre será juzgada por «homicidio triplemente calificado por el vínculo (por ser ascendiente) y con ensañamiento y alevosía; en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante por su duración y formas concretas de realización, triplemente agravado por ser la guardadora al momento de los hechos, por ser cometido por dos personas y por existir convivencia con la víctima menor de 18 años, como delito continuado».

En tanto que su pareja está imputada por «homicidio doblemente agravado, por ser con ensañamiento y alevosía; en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante por su duración y formas concretas de realización, triplemente agravado por ser la guardadora al momento de los hechos, por ser cometido por dos personas y por existir convivencia con la víctima menor de 18 años, como delito continuado».

 

¿Cómo fue el brutal crimen?

Lucio falleció el 26 de noviembre luego de una golpiza que sufrió en la vivienda en la que residía junto a su madre y a la pareja de la mujer, ambas quedaron detenidas inmediatamente.

Después de su muerte se determinó que el niño fue asistido por politraumatismos en distintos centros asistenciales de La Pampa, al menos cinco veces en un lapso de tres meses pero no hubo denuncias de los profesionales informando lo que sucedía, tampoco de las autoridades del jardín de infantes al que asistía.